Los retos del futuro iMac 2017

0
858

El Microsoft Surface Studio ha causado sensación tras su presentación. Esta reinvención sobrediseñada de los iMac pone en un aprieto a Apple, que ha presentado los nuevos MacBook pero ha preferido dejar la presentación de su nuevo iMac previsiblemente para 2017. ¿Cuáles serán los retos del futuro iMac para volver a sorprender?

 

Un diseño impecable, unas funcionalidades novedosas y estabilidad entre el hardware y el software. Hasta ahora, estos eran los motivos por los que los usuarios justificaban su compra de un iMac, pero con la irrupción del todo en uno de Microsoft, estos tres cimientos se tambalean. El Surface Studio se ha dedicado a conciencia para diseñar un equipo que resulta brillante por su sencillo diseño y completas prestaciones.

Su peana basculante convierte nuestro Surface Studio en una gran tableta gráfica que nos permitirá mediante un stylus dibujar sobre su superficie sin necesidad de implementar ningún otro gadget. Algo que en Apple podemos encontrar de forma separada en su iMac y su iPad Pro.

La inclusión de la novedosa Touch Bar en sus dispositivos MacBook hace pensar que podríamos tener novedades en cuanto al manejo táctil en algunas funciones, pero este dispositivo no tendría sentido en un iMac. En su cruzada anti-cables, volver a un teclado con cable que incorpore la Touch Bar sería un paso atrás, casi tanto como implementar esta nueva funcionalidad de los Mac Book en un teclado inalámbrico que necesitemos cargar cada pocos días para soportar la pantalla OLED.

¿Será este el momento para que Apple implemente las pantalas táctiles en sus sobremesa? Quizá esto le suponga aumentar el tamaño de sus pantallas para poder ofrecer, al menos, la misma experiencia que Microsoft, pero esto no haría más que acercar a Apple a la circunstancia, no adelantarse como nos tiene acostumbrados.

En cuanto al rendimiento, estamos hablando de una batalla entre iguales. La optimización del Mac era una ventaja que puede esfumarse, ya que Microsoft también ha diseñado este dispositivo para su propio sistema operativo, por lo que la guerra de la optimización ha terminado, dando paso a la implementación de hardware cada vez más potente. En este sentido Apple puede verse perjudicado, ya siempre ha preferido exprimir el potencial de su hardware pese a no ser ni el más novedoso, ni el más potente, si no el mejor implementado.

Otro de los puntos clave de Apple, también se ha visto herido en su orgullo: su segmento de precio. A priori, un Mac con la misma capacidad de un Surface Studio, rondaría los 2000€, 1000€ por debajo del precio del todo en uno de Microsoft. Un dardo envenenado que sitúa a Apple en un rango de precios inferior a su competidor, lo cual puede favorecer las ventas pero afectar a la percepción de su producto, que siempre se ha valido de su precio para conseguir parte de su prestigio.

Y quizá un punto menos importante, pero cuanto menos, curioso, es el tema de los periféricos. La presentación del Surface Dial resulta motivo de más para darle una vuelta de tuerca a Magic Mouse y Magic Trackpad, o quizá diseñar algún otro periférico que pueda hacer más sencillas las tareas de diseño y edición.

Unos retos que en Apple puede ignorar y continuar apostando por la fidelidad de su público, asumiendo riesgos que irían en contra de su propia filosofía de innovación y target comercial, o que pueden motivarles a reinventar, una vez más, su buque insignia para volver a ser el referente tecnológico que parece que han dejado de ser en los últimos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here