EN BUSCA DEL PC SILENCIOSO: ADIÓS VENTILADORES, HOLA REFRIGERACIÓN PASIVA.

 

Aquello que se montan sus propios PCs  buscan distintos objetivos y tienen sus propios requisitos , pero hay un nicho de mercado especialmente sugerente:  el de los PCs totalmente silenciosos.

Esto es precisamente lo que logró un usuario con un PC que ofrece un nivel de ruido nulo. Esos 0db se logran mediante refrigeración pasiva, una cuidada selección de componentes y una inversión de casi 2000€ en un equipo  interesante pero no súper potente.

LA POTENCIA ES ENEMIGA DEL SILENCIO.

Ese es uno  de los principios básicos de la construcción de cualquier PC silencioso : si tienes componentes muy potentes, estos acaban  disipando demasiado calor y existen límites para lo que la refrigeración pasiva sin ventiladores  puede lograr.

 

Precisamente esto es lo que explica un usuario, detallando toda la construcción de su PC  silencioso. Todo en él estaba orientado a no generar ruido y el primero de esos componentes específicos fue la caja utilizada para integrar todos esos componentes, una Streacom DB4 , preparada para placas base en formato mini –ITX.

A partir de ahí, la selección de todos los componentes que no podía ser demasiado ambiciosa en cuanto a potencia. Este usuario decidió basar el equipo en un procesador AMD Ryzen 5 1600 con un TDP de 65W, un consumo muy aceptable con el que se podía refrigerar de forma pasiva sin ningún problema.

 

 

También hizo uso de una placa base de ASROck con el chipset B350 que también le permitía optar a un  Ryzen 5 1600X con un TDP de 95W más potente para poder  forzar el micro mediante overclocking  y aún así poder mantener las temperaturas bajo control con el Kit de refrigeración LH6 opcional para la caja elegida.

Su construcción fue completada antes del lanzamiento  de los nuevos AMD Ryzen de segunda generación, los cuales hubieran sido perfectos para dotar al sistema de mayor potencia y eficiencia.

Para la memoria RAM eligió los módulos Corsair Vengeance  LPX de 32GB DDR4 y las unidades de almacenamiento, ( una Samsung 960 Evo de 1TB y una Samsung 860 Evo de 1TB )no eran tan importantes en este objetivo porque ya son silenciosas de por sí, pero lo que sí era clave, era la tarjeta gráfica elegida.

LA GRÁFICA DEDICADA TAMBIÉN SE PUEDE REFRIGERAR PASIVAMENTE.

Aquí el usuario se decidió por una GTX 1050 Ti de ASUS, que según él, era la más adecuada tanto por su pequeño  formato y sobretodo por su consumo y la posibilidad de refrigerarla de forma pasiva. Para ello retiró el ventilador integrado en la tarjeta y aplicó el kit de refrigeración de Streamcom además de colocar unos pequeños disipadores en los cuatro chips VRAM de La gráfica , para controlar también la disipación de calor en estos chips.

 

La fuente de alimentación también fue elegida con ese objetivo del silencio y aquí, una vez más, se decantó por la solución de Streamcom ZF240, una fuente fanless de 240W, suficiente para ofrecer el margen de maniobra para todos  y cada uno de los componentes.

¿El resultado? Un PC completamente silencioso, quizás, no el más adecuado para sesiones de gaming intensivas, pero muy eficiente para largas sesiones de trabajo en las que el ruido del PC será invisible. Este tipo de construcciones no son nada baratas y este usuario se gasto cerca de 1900€ en ella.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *