Los códigos QR de colores que se encuentran en todas partes: ¿Qué son?

0
743

Existen elementos que coexisten a nuestro alrededor, pero a menudo permanecen en el misterio sin revelarnos su verdadero propósito. Nos familiarizamos con su presencia, pero rara vez exploramos su utilidad a menos que tengamos una necesidad específica de comprender su función. Esto puede aplicarse a una variedad de códigos QR, en particular, a los que se destacan por su diversidad de colores, y que cada vez se encuentran con mayor frecuencia en distintos lugares.

Estos códigos QR en colores tienen una relevancia significativa en nuestra sociedad, ya que contribuyen a la creación de ciudades más inclusivas y facilitan la integración de personas con discapacidad. ¿Alguna vez has observado uno de estos códigos QR de colores?

La denominación técnica de estos elementos visuales es «NaviLens». Aunque comparten el mismo propósito fundamental que los códigos QR tradicionales en blanco y negro, es decir, direccionarnos hacia fuentes de información específicas, los NaviLens ofrecen una serie de ventajas notables. En primer lugar, los usuarios no requieren una ubicación precisa de estos códigos; simplemente escanean con la cámara de su dispositivo móvil y obtienen información contextual relevante.

Otra ventaja clave es que este sistema permite la lectura desde distancias hasta 12 veces mayores que los códigos QR y códigos de barras convencionales, llegando a alrededor de 15 metros. Además, pueden ser escaneados de manera rápida gracias a la combinación de colores y formas que los conforman. También son más tolerantes a condiciones adversas, con un amplio ángulo de visión de hasta 160 grados y una capacidad de lectura en diversas condiciones de iluminación. Esto es especialmente importante para las personas con discapacidad visual, ya que pueden ser detectados sin necesidad de enfocar con precisión.

Estos códigos NaviLens pueden ser interpretados a través de una aplicación específica que las personas con discapacidad visual pueden instalar en sus smartphones. De esta manera, la cámara de su teléfono actúa como una guía que les proporciona información sobre su entorno, permitiéndoles interactuar de manera más accesible con lugares como estaciones de metro, paradas de autobús, museos y edificios públicos. La aplicación Navilens no solo informa sobre la distancia a la que se encuentra la etiqueta, sino que también indica el ángulo de inclinación y puede detectar múltiples etiquetas simultáneamente, presentándolas de manera cómoda al usuario.

Es importante destacar que estos códigos QR de colores, NaviLens, han sido desarrollados por la empresa murciana Neosistec, en colaboración con el Mobile Vision Research Lab de la Universidad de Alicante. Están siendo implementados en una amplia variedad de lugares, desde el Metro de Nueva York hasta el de Madrid y Barcelona, así como en el tranvía de Murcia, la Estación Almudena Grandes-Puerta de Atocha de Madrid, hospitales y otros servicios públicos. A medida que avanzan, también se están adoptando en la industria alimentaria para garantizar que la información nutricional esté al alcance de todos los consumidores, incluyendo aquellos con discapacidad visual.

El desafío principal que enfrentan estos códigos de colores es lograr la misma aceptación masiva que han alcanzado los códigos QR tradicionales. Los códigos QR han superado numerosos obstáculos para convertirse en un estándar común, y actualmente pueden ser leídos fácilmente con la cámara de un teléfono móvil sin necesidad de acciones adicionales, algo que, por ahora, aún no es posible con los códigos de colores de Navilens.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here