HAY UN TESORO OCULTO EN LOS BAJOS DE TU AUTOMÓVIL, Y ESTÁ DESATANDO UNA NUEVA OLA DE ROBOS.

 

 

Podemos decir que en estos tiempos, robar automóviles está pasado de moda. Sobre todo cuando puedes acceder fácilmente a una pieza en los bajos del automóvil. En su interior hay un metal muy valioso llamado paladio. Los precios de este elemento se han disparado, y con ellos la actividad de criminales, que están bien enterados del tema.

El Paladio es uno de los materiales que se emplean en la fabricación de catalizadores para motores de gasolina. El catalizador es  un filtro para reducir las emisiones de sustancias contaminantes. Los gases del motor pasan por el catalizador antes de salir por el tubo de escape. En el interior de este componente hay una malla cerámica revestida de metales nobles como el rodio, el platino o el paladio,los cuales se  encargan de acelerar las reacciones químicas de oxidación de los hidrocarburos y el monóxido de carbono.

Un catalizador puede costar entre 100€  y 400 € en función del modelo de vehículo y su tamaño. La cuestión  es,  los metales preciosos que hay en él.

Hasta hace muy  poco, el paladio no era un metal extraordinariamente caro, pero su precio se ha disparado en los últimos años. La razón de esto es  el escándalo de emisiones de Volkswagen y demás compañías,  en la fabricación de vehículos Diesel.

El resultado de este  escándalo ha generado una ola de desconfianza hacia los automóviles Diesel.  En muchas ciudades y países se han propuesto prohibirlos  y todo esto ha redundado  en un aumento de las matriculaciones de vehículos de gasolina .

Los autos de gasolina necesitan catalizadores de paladio, así que los principales mercados de metales han visto cómo el precio de este metal se disparaba hasta alcanzar el estatus de metal precioso por encima del oro. Al cierre de este artículo (febrero de 2019) una onza de paladio cuesta 1.174 euros. El precio por gramo es de 37 euros. Si logras reunir un kilo tienes una pequeña fortuna en las manos.

La cantidad de Paladio que hay en un catalizador  depende de la marca y  del modelo del vehículo. Los autos normales tienen entre 2 y 6 gramos de este metal. Los todoterrenos y camionetas pueden alcanzar los 25 gramos de paladio. No es habitual  que sean los propios ladrones los que lo extraigan, pero si dan con un chatarrero sin escrúpulos, pueden vender toda la pieza a un buen precio.

Tanto en Estados Unidos como en algunos países europeos, los robos de catalizadores han aumentado  en el último año. Hay localidades en las que  se han registrado casos en los que los ladrones han extraído el catalizador de 20 vehículos estacionados.

A mediados de 2018 en España,  la Policía desarticuló una banda especializada precisamente en estos componentes.

Extraer el metal del catalizador y refinarlo no es para nada  algo sencillo, pero si los precios  de este preciado metal siguen subiendo , será cuestión de tiempo que merezca más la pena hacerlo, que robar todo el coche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *