Baterías externas: guía de compra

Muchos ya consideramos nuestros móviles como imprescindibles, los deportistas más extremos no podrían compartir los vídeos de sus proezas sin sus cámaras de acción, las tablets son imprescindibles para muchos profesionales…Pero sus baterías no son eternas y nos pueden dejar a medias en el momento más inoportuno.
¿Necesitas más vida para dispositivos? Aprende a elegir una buena batería externa con nuestra guía de compra. 

 

A medida que los dispositivos portátiles aumentan sus capacidades y su interconectividad entre ellos, la batería nos parece durar cada vez menos. Y es lógico; su uso se dispara y las actividades en segundo plano, aunque no estemos con las manos sobre ellos, requieren cada vez más alimentación. Desde hace un tiempo, las baterías externas se presentan como la solución provisional hasta que se desarrollen nuevos formatos de batería que puedan aguantar estas demandas de uso que tienden contínuamente a incrementarse. Pero ante tal necesidad abrumadora, no son pocos los modelos que existen en el mercado, así que pondremos un poco de orden en las características que deberías buscar para encontrar tu batería externa ideal.  

1 – Certificaciones CE y RoHS:

Parece obbio, pero una batería externa durante su uso podría calentarse; y mucho. La certificación CE nos asegura que el dispositivo ha sido testado y cumple con las estrictas normas de seguridad de la Comunidad Europea, así como la RoHS nos garantiza que en los materiales, se han excluído sustancias áltamente tóxicas cómo el mercurio, plomo, cadmio, cromo VI, PBB o PBDE.  

2 – Consigue un modelo reciente.

Al principio, ante la novedad de estos dispositivos, se fabricaron algunos modelos que se han ido retirando de los comercios debido a sus fallas en seguridad, pero puede que aún encuentres alguno a la venta. La mejor manera de asegurarte un correcto funcionamiento y seguridad, es elegir un modelo reciente.  

3 – ¿Cuánta capacidad necesitas?

La capacidad de estos dispositivos se mide en miliamperios por hora (MaH), la carga eléctrica que es capaz de almacenar una batería. La media, sitúa a los dispotitivos en torno los 3000 MaH. Es por ello que con una batería con una capacidad similar, podremos hacer un ciclo de carga con nuestro dispositivo. Si lo que queremos es tener la opción de realizar varias cargas, tendremos que multiplicar esa carga por tantos ciclos completos de carga que busquemos.  

4 – ¿Para uno o varios dispositivos?

Los fabricantes incluyen ya entre sus modelos algunos que permiten hacer cargas simultáneas de varios dispositivos, incluso salidas con distintos amperajes (intensidad de la corriente) para cumplir con los requerimientos de carga de los diferentes gadgets que queremos cargar y evitar dañar sus baterías internas.  

5 – Comprueba los ciclos de vida de las baterías externas.

Una batería ion-Litio tiene aproximadamente una vida de 500 ciclos completos de carga. Es importante que revises esta información, ya que ante la proliferación de fabricantes, e incluso con dispositivos de origen chino sin apenas especificaciones, saber el ciclo de vida te puede orientar acerca de los materiales con los que está construída tu batería portatil.  

6 –  Diseño

Y no hablamos únicamente del color o la estética. Aunque probablemente un diseño cuidado influya en la compra final, no te dejes seducir símplemente por el aspecto y acabes con un pesado ladrillo en tu bolso. Elige diseños ligeros, de un tamaño que te sea fácil de transportar a cualquier parte.  

 

Estamos seguros que con estos consejos, acertarás de pleno en la elección de una batería que te va a salvar la vida (al menos la digital) por un ciclo o dos más 😉      

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *