AÚN CON MASCARILLA, PODRÁS VOLVER A MOSTRAR TU SONRISA MIENTRAS LA LLEVAS.

0
53

Seamos conscientes y nos guste o no, tenemos pandemia para mucho rato, por lo que más nos vale irnos haciendo con mascarillas de calidad, que nos protejan a nosotros y a nuestros seres queridos durante mucho tiempo.  Civility es una nueva mascarilla con estas características y además,  con una particularidad única. Es transparente.

Este proyecto pertenece a  un emprendedor francés llamado Pierre Blondon al que se le ocurrió la idea cuando buscaba una mascarilla para su hija pequeña. Pierre ha reunido a un equipo internacional formado por 14 diseñadores industriales y 15 ingenieros. El resultado: una mascarilla confeccionada en un material transparente,  que deja ver nuestra cara al completo.

A ambos lados de la cara, a la altura de las mejillas, hay unas aberturas en las que encajan unos filtros con certificación NF 1827 EN 14683/ASTM F2100-19. No se trata de válvulas (recordemos que las mascarillas con válvula no son aptas para usar contra la covid-19 porque no filtran el aire de salida). Protegen al portador de los que le rodean, pero no a los que le rodean del portador. Los filtros de la Civility filtran el aire en ambas direcciones. La mascarilla es ajustable a cualquier tamaño de cara y sus gomas se sujetan a la parte posterior de la cabeza como las de las mascarillas profesionales, no incomodándonos las orejas. Una suave goma en los bordes asegura además un sellado perfecto alrededor de la cara para que el aire no escape por ningún otro hueco que no sean los filtros. Otra ventaja del sellado es que la Civility probablemente (tendríamos que probarla para asegurarlo) no empañe las gafas.

Cada par de filtros tiene una vida útil de 12 horas. Esta mascarilla puede limpiarse con un simple trapo mojado en alcohol o en un limpiador con al menos el 60% de alcohol. Sus creadores nos aseguran que si la tratamos bien, pueden llegar a durar muchos años.

Civility acaba de hacer su aparición  en Indiegogo, y ya lleva 85.000 euros de los 150.000 que pedía en un principio, pero su producción está garantizada, alcance esa cifra o no.

El kit básico cuesta 35 euros y viene con la mascarilla y 30 filtros. El paquete de filtros para un mes cuesta 10 euros y hasta hay modelos en diferentes colores para darnos un toque aún más futurista y divertido. Hay modelos de tamaño infantil y un paquete familiar con mascarillas para dos adultos y dos niños muy útil para equipar a todos en la casa.

Por cada mascarilla vendida, la compañía donará otra, a diferentes instituciones de caridad. Las primeras mascarillas se estima que llegarán a sus propietarios en el mes de Septiembre. Todo indica que aún tendremos muchas oportunidades de usarlas.

 ¿Te animas a probarlas?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here